Cartas íntimas, y 2

Y seguimos con Juan Pagarini.
Hace años que las palabras, derecho individual, libertades amplias, civilización europea, progreso indefinido, se ciernes sobre mi frente como queriendo formar una aureola de glorias, de felicidades y de bienandanzas sin cuento. Quiero recrearme en las conquistas modernas, procuro nutrir mis pulmones con el oxígeno de tantas y tan halagadoras conquistas y cuando desaparece la quijotesca figura de la fantasía, queda la prosáica silueta del Sancho vulgar, presentándome en toda su desnudez, una realidad que me confunde, que me desalienta, y llena mi espíritu de indefinible congoja.
No creas, Cándido amigo…

Son parte del texto que hoy les ofrecemos, al igual que él lo ofreciera a Cándido.

Cartas_intimas_2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *