Cortesía

Con estos versos iniciamos una nueva serie, debida a la pluma de D. Miguel Palop Aparicio. En consecuencia, con cadencia mensual, iremos haciendo públicas composiciones poéticas relativas, las más, a la vida de los años cincuenta del siglo pasado.
Algunos todavía llegamos a conocer al autor, un prócer enguerino, bien en su época de senectud y retiro bien, los menos, con su proverbial vara de mando en procesiones y otros eventos.
Ambas facetas nos remiten a otro insigne antepasado suyo que, también en labores jurisdiccionales, nos dejó muestras de su buen hacer literario: el insigne D. Francisco Manuel Aparicio, afectuosamente, Quico y, literariamente, El Solitario del Porchet.

Cortesia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *