Editorial del 8 de febrero de 1908

La crónica que hoy colgamos es, a decir de Gumersindo Guerrero –su autor–, el compendio de varias semanas, dado que la prensa, que todavía no eran rotativas, se rompió. Causa por la que es un cúmulo de temas: el tiempo del febrero de 1908 –con reflexión incluida sobre el frío en la ciudad y en los pueblos–, las segundas uniones matrimoniales –cencerradas aparte–, y sobre todo el tema mollar de los rumores sobre la intervención de los fondos municipales.
¡Nada nuevo bajo el sol!

De_la_semana_5_0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *