El Cine Chimo

No creo que muchos recuerden todavía que, en la conocida como Placeta’l Palacio, había un edificio que había sido el palacio del señor de la Villa.

En dicho edificio fueron ubicándose con el tiempo, y aún de forma simultánea, un bar, un teatro, un salón de baile y/o de juegos de mesa… pero, a los efectos que nos ocupa, destacaba el salón de cine o de teatro o de ensayos y conciertos de la banda de música.
El edificio, que pasaría a ser Casa de los Obreros Católicos, vulgarmente era conocido como el “bar Chimo” y nuestro autor nos indica que, por aquello del continente y el contenido, también el cine era identificado en los años 20 como Cine Chimo.

Sea como fuere, lo importante en la historia que nos narra es ese espíritu inquieto, diríamos rebelde del joven, y Fernando Palop lo encuentra también en el niño frente a la autoridad inmediata, como forma natural de autoafirmación.
Lean y disfruten el episodio que hoy traemos a colación.

8El-Cine-Chimo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *